[…]" />

¿Crees que tu negocio no avanza?

Seguramente eres dueño de un pequeño o mediano comercio que se ha quedado estancado, ya no recibes con la misma frecuencia a tus clientes, ya no compran ahora el que había sido tu producto estrella o clientes nuevos no toman mucha importancia al mismo.

Si es así, quizá le hayas dejado de dar importancia a factores que ayudarían a que siguiera activo tu negocio.

Habitualmente hay dos caminos para poder hacer crecer tu negocio. El primero es restructurándolo ya que quizá estas ofreciendo un producto o servicio no muy atractivo o dirigiéndote al mercado equivocado y de este modo los clientes no se logran identificar contigo, con lo que ofreces con tu historia, etc.

El segundo es que en caso de que tu negocio funcione bien y el problema resulta tener poca concurrencia de prospectos, podrías dedicarte a generar más promoción y publicidad con la finalidad de que tu negocio sea aún más conocido, no sin antes planificar la inversión de tus recursos, ya que sin duda el invertir en estas herramientas resulta bastante costoso.

Cualquiera de los dos caminos te llevará a tomar nuevamente las riendas de tu negocio y ofrecer mejoras para el mismo y tus clientes, pero para ellos te compartimos 3 factores a tener en cuenta antes de que tomes una decisión.

3 Factores Importantes

Estos factores requieren de inversión en tiempo y quizá en dinero, pero sin duda la mayor aportación será tuya, determinando los aspectos a considerar dentro de tu estrategia para que funcione tu negocio como en un principio.

Comparte tu Conocimiento

Este factor no requiere de una inversión de dinero, pero necesita de tu tiempo para compartir el conocimiento que tu cliente ideal necesita. Es contenido que marque una diferencia en su problemática y para ello debes darte a la tarea de conocer las necesidades, dificultades, desafíos y expectativas de tu cliente ideal.

Este factor no solo te ayudara a conectar con tus clientes potenciales, si no también educarlos y prepararlos así a cualquier llamada de acción que realices con la finalidad de que casi siempre requieran consumir de tu producto/servicio.

Escucha a tu cliente ideal

Es imprescindible conocer a tu cliente ideal e identificar qué es lo que necesita. Si le ofreces algo que no está dentro de sus intereses por mucho que baje o aumente el costo, tu cliente simplemente no lo tomará en cuenta y por el contrario estarás haciéndole perder su tiempo.

Siempre es bueno realizar pequeñas investigaciones de mercado para poder identificar a cuál te dirigirías y así conocer cuáles son las necesidades que enfrenta tu cliente y logres satisfacerlas. Pero la mejor oportunidad que tendrás será cuando llame un cliente con la finalidad de conocer tu producto o servicio, te brindará la posibilidad de saber más sobre él.

Este factor aplica en algunos casos a tus clientes fieles. Nunca asumas que ya sabes o conoces lo que necesitan y les gusta solo por ya trabajar, atenderles o tratar con ellos. Las necesidades cambian de un momento a otro y es por eso que siempre debes estar al pendiente de lo que necesita tu cliente.

Re – diseña uno de tus servicios o productos

En ocasiones creemos que el producto/servicio estrella que en algún momento nos resultó exitoso lo seguirá siendo por toda la vida, pero si bien es cierto, la opinión de tus clientes será diferente ante el mismo.

Siempre es bueno innovar y pensar en cambiar el diseño del empaque, el color, el olor, la forma de envío o de entrega o la manera en que promocionas tu servicio o producto. Por ejemplo, agrégale algunos regalos, cupones o algo de valor con lo que crear que tus clientes se sentirán identificados.

Utiliza siempre tu creatividad para darle ese plus a tus productos o servicios que se encuentren obsoletos, infórmate y mejora cada uno de ellos, vuelve a imprimirles esa pasión y entusiasmo con la que los lanzaste la primera vez. Prepara una excelente campaña de promoción y hazle saber a tus clientes que estas en constante movimiento y que siempre realizaras mejoras para brindarles satisfacción.